Ecos de Borinquen – El alma de Puerto Rico (2016)

Durante casi 40 años, Ecos de Borinquen ha capturado el alma de la música jíbara en sus interpretaciones y grabaciones a través de un exquisito balance entre tradición e innovación. Fundado en 1980 por el trovador Miguel Santiago Díaz, el grupo ha acogido a algunos de los mejores instrumentistas de Puerto Rico como Neftalí Ortiz, Edi López y Ramón Vázquez. Los creativos arreglos de Ecos de Borinquen para el cuatro (el instrumento de cuerda más icónico de la música jíbara) junto con la maestría poética de Miguel Santiago para componer décimas, han hecho de este grupo uno de los preferidos entre las audiencias locales y han atraído reconocimiento internacional. En 2004, su disco Jíbaro Hasta el Hueso fue nominado al premio Grammy en la categoría de mejor álbum "Traditional World Music" y al premio Latin Grammy en la categoría de "Best Folk Music", haciendo de ésta una de las más exitosas grabaciones de música jíbara desde aquellas legendarias del cantante Ramito (Florencio Morales "Flor" Ramos), quien durante la década de 1950 popularizó este estilo de música tradicional puertorriqueña a lo largo de América Latina y los Estados Unidos.
En El alma de Puerto Rico, su segunda grabación con Smithsonian Folkways, Ecos de Borinquen presenta una variedad de géneros tradicionales como el seis, aguinaldo y la cadena, que son considerados la esencia misma de la música jíbara. La música jíbara suge de la población campesina de la isla, nacida de la mezcla racial entre europeos, indígenas taínos (habitants precolombinos) y africanos, formando un fenotipo mestizo con un gran componente racial de origen andaluz, canario, extremeño, sefardita, morisco y castellano. Los instrumentos musicales reproducían a sus ancestros de la península ibérica y Canarias, desarrollándose la construcción de instrumentos propios como cuatros, tiples, bordonúuhoihuois, guitarras y el nativo güiro, idiófono raspador construido con un fruto de la isla. La música jíbara se compone de varios estilos musicales, denominados seis y aguinaldos. Los versadores en rima, principalmente en décimas y decimillas fijas o improvisadas, son una característica en el tipo de expresión vocal. Las danzas, que incluían zapateados y una representación coreográfica, eran parte de fiestas patronales, celebraciones navideñas y fiestas para conmemorar el "acabe", nombre que se le daba al fin de la temporada de la cosecha. La música también era parte de la vida cotidiana de la población jíbara. El canto acompañaba el trabajo en el campo, las labores domésticas, las actividades de entretenimiento y la narración de cuentos e historias.

Miguel Santiago Díaz, originario del poblado montañero de Comerío (considerado la cuna de los trovadores) nació dentro de la tradición de cantar décimas o trovas. Maestro de escuela retirado conocido como el maestro de la trova, usa la música como "una extensión de su filosofía de enseñanza". La música, según Miguel, es una manera de "transmitir valores" heredados de sus ancestros: la hospitalidad, la devoción religiosa, la buena fe y, sobre todo, el amor por Puerto Rico, sus hermosas mujeres, su radiante campiña y sus vigorosas tradiciones. Miguel ha infundido estos temas con maestría en los seises y aguinaldos interpretados en el álbum a través del uso de lenguaje poético (metáforas, aliteraciones, repeticiones) y su destreza en el arte de construir décimas.
El nombre Ecos de Borinquen procede de un programa de radio que Miguel Santiago Díaz inauguró en 1978 en la estación WViAc 740 AM, y que todavía está en el aire en la WQbs 870 AM. El programa tenía como propósito dar mayor exposición pública a la música jíbara la cual, según Miguel Santiago, tiene una presencia limitada en las ondas radiales nacionales. Dos años más tarde, Miguel incorporó el grupo Ecos de Borinquen como parte del programa para acompañar trovadores y cantantes invitados/as. Yezenia Cruz, quien canta en este álbum, fue una de las artistas jóvenes destacadas en el programa. Ahora, en la cúspide de su carrera, su voz poderosa y enérgica complementa la experimentada voz de Miguel Santiago en El alma de Puerto Rico.

El cuatrista José "Cheo" Delgado, quien se unió a Ecos de Borinquen en 1997, recuerda la importancia que en el programa radial se le daba no solo a las voces sino también a la música instrumental: "cada domingo [en el programa] podíamos tocar danzas, mazurcas, valses y pasodobles de los grandes Maestros Ladí (Ladislao Martínez), Nieves Quintero, Maso Rivera… fue una experiencia formadora para mí". Siguiendo esta tendencia, Ecos de Borinquen ha incluido en El alma de Puerto Rico tres piezas instrumentales inéditas compuestas para cuatro por Héctor "Tito" Báez, acompañante de Nieves Quintero y parte de la escena musical jíbara en Nueva York durante la era de Ladí, a principios del siglo XX, cuando el Conjunto Típico Ladí y otros grupos pioneros comenzaron a incorporar música de salón derivada de modelos europeos del siglo XIX y estilos de música popular de Estados Unidos y Latino América dentro del repertorio jíbaro. Tres piezas incluidas en este álbum son testimonio de la popularidad, sofisticación y sabor criollo adquirido por este repertorio: una mazurca ("Gloria"), un foxtrot ("El Rodadero") y un pasillo colombiano ("Homenaje a Juan González").
La influencia de la música instrumental para cuatro es evidente en la interpretación de géneros tradicionales de la música jíbara. Especialmente en las interpretaciones en vivo, durante las secciones improvisadas de los seises y aguinaldos, los cuatristas con frecuencia utilizan escalas y acordes de jazz con una técnica impecable. En El alma de Puerto Rico, el cuatrista Cheo Delgado ofrece algunos solos jazzísticos a Nieves Quintero. Nieves Quintero, quien redefinió el arte de tocar el cuatro incorporando elementos de música popular latinoamericana (son, bolero, guaracha, danzón), jazz, blues y folclore latinoamericano (joropo llanero, milonga) dentro de los estilos jíbaros, ha sido influyente para músicos jíbaros como José "Cheo" Delgado y Ramón Vázquez Lamboy (director musical del grupo), quienes han usado el conocimiento legado por estos grandes maestros para crear un sonido único para el grupo, que los ha mantenido a la vanguardia de la música jíbara. En El alma de Puerto Rico son presentados Benjamín Laboy (segundo cuatro) y la trovadora Elsie Marie Díaz, estrellas en ascenso que ahora hacen parte de la familia de Ecos. Como continuación de una venerable tradición puertorriqueña, El alma de Puerto Rico representa una grabación inmejorable para las y los fans de la música jíbara y para cualquiera que guste de la música tradicional.

tracks list:
01. Soñando con regresar (seis joropo estilo Ángel Luis García)
02. Nuestro amigo el flamboyán (seis a Borinquen)
03. El alma de Puerto Rico (seis tumbao)
04. Paraíso borincano (llanera estilo bairoa)
05. Homenaje a Juan González (pasillo)
06. Gloria al idioma español (seis marumba)
07. Hospitalidad (aguinaldo nuevo)
08. El Rodadero (fox criollo)
09. Un sol de esperanza (aguinaldo de promesa)
10. Comerío vibra en mí (seis guaracaná)
11. Tres generaciones (aguinaldo patrullero)
12. Cadenas
13. Fiesta en el batey (aguinaldo comerío)
14. Gloria (mazurka)
15. Plegaria (aguinaldo mayagüezano)
16. Por amor (seis gurabo)





3 comentarios :

Anónimo dijo...

El alma de Puerto Rico

zeporro dijo...

muchas gracias Mar!!!

Marcos dijo...

Hola.El link está caido. Gracias.Saludos