Bassekou Kouyate & Ngoni Ba – Jama Ko (2012)

Bassekou Kouyate y su Ngoni Ba, máximos exponentes del ngoni (instrumento por excelencia de África Occidental, "la kora del pueblo") grabaron en medio de uno de los persistentes conflictos de Malí Jama Ko, un disco vibrante y con un mensaje urgentemente contemporáneo: una llamada a la unidad, a la paz y a la tolerancia en tiempos de crisis.
Se suele decir que la música da voz a las preocupaciones de un pueblo. De hecho, la música es un elemento clave en la narración de las historias de la gente. En África Occidental, griots son historiadores, narradores, poetas y músicos, todo en uno. Sin embargo, no sólo aprenden y cuentan las historias de sus tribus y sus personalidades importantes, sino que también se espera de ellos que sean capaces de crear canciones sobre el estado del mundo que les rodea en la actualidad. Si bien no todos los músicos populares de la región son griots -es un cargo hereditario transmitido de generación en generación que implica años de estudio y preparación-, esto no les impide compartir muchos de los mismos atributos.
Bassekou Kouyate se encontraba en el estudio de grabación en la capital de Malí, Bamako, cuando los militares derrocaron al gobierno democráticamente elegido de Amadou Toumani Touré en marzo de 2012. Con el aumento de las tensiones entre los diferentes grupos étnicos en el país, y entre el temor y el peligro real de represalias y represión entre las y los artistas, Kouyate terminó de escribir y grabar (con su Ngni Ba) Jama Ko.
Con los extremistas islámicos en el Norte, rondando a las y los músicos y destruyendo y confiscando equipos de música (y con los antecedentes de las terribles represalias a artistas que interpretan música), la grabación del disco fue un acto de valentía extraordinaria. Pero Kouyate no sólo llevó adelante su proyecto sino que grabó unas canciones destinadas a inspirar esperanza y desafío entre el pueblo de Malí. De hecho, el tema que da título al disco, "Jama Ko", se traduce literalmente como "una gran reunión de personas" y es una celebración de la diversidad del país. Es un llamamiento a la unidad y a la tolerancia y anima a la gente, sin importar su procedencia, para reunirse, disfrutar de la vida y celebrar el verdadero espíritu de Malí.
Aunque un 90% de la población del país es musulmana, Kouyaté explicó en un comunicado sobre el disco que su versión del Islam no tiene nada en común con la estricta imposición de la ley islámica que las fuerzas del Norte pretendían imponer a la gente. La música no sólo ha jugado un papel importante en relatar la historia del país sino que también ha formado una parte importante de su culto, con canciones de alabanza hacia el profeta Mahoma que han sido escritas y cantadas a través de cientos de años. Concluye con una afirmación sencilla pero firme: "Si los islamistas impiden a las personas hacer música, rasgan el corazón de Malí".

Así pues, a pesar de los frecuentes cortes de energía, los toques de queda y la escasez de combustibles, Kouyaté llevó a buen puerto su Jama Ko.
Además de ser acompañado por sus dos hijos, Mamadou y Moustafa, y su compañero de ngoni Abou Sissoko, Kassé Mady Diabaté canta en "Sinaly" (tema dedicado a Sialy Diarra, rey del pueblo Bamara que en el siglo XIX se resistió a la imposición de la ley sharia), un mensaje que lleva implícito la defensa de la propia cultura. Amy Sacko y Khaira Arby interpretan "Kele Magni", un bello dueto que es una llamada directa a la paz.
Otro de los invitados especiales es el gran Taj Mahal, que realiza junto con Kouyate un gran dúo de blues en el tema "Poye 2", en francés africano y criollo francés, un dueto vocal e instrumental que prueba que el blues no entiende ni de lenguas ni de fronteras.
El trabajo realizado con Jama Ko no deja de ser un acto de desafío a aquellos que prohiben la música, y un acto de celebración en honor a las tradiciones y cultura de Malí. Lo que no deja de sorprender es que, en el mejor de los casos, es una excelente colección de música con excelentes artistas. Teniendo en cuenta las condiciones en las que se registró, es sorprendente que el disco se realizara y con tan alta calidad tanto artística como técnica. Se necesita de una verdadera devoción y amor por su arte para superar este tipo de obstáculos y producir un trabajo de tanta excelencia. Escuchar este disco es escuchar cómo el amor suena. La paz y la pluralidad retornan a Malí. Este disco, sin duda, perdurará. Jama Ko es la cultura africana en su mejor momento.

Página web oficial: Bassekou Kouyate

tracks list:
01. Jama Ko
02. Sinaly (feat. Kassé Mady Diabaté)
03. Dankou (feat. Zoumana Tereta)
04. Ne me fatigue pas
05. Kele magni (feat. Khaira Arby)
06. Madou
07. Kensogni (feat. Zoumana Tereta)
08. Mali Koori (feat. Zoumana Tereta)
09. Wagadou
10. Djadje
11. Segu Jajiri
12. Poye 2 (feat. Taj Mahal)
13. Moustafa





4 comentarios :

Ana Blasfuemia dijo...

Qué entrada más interesante. No conocía nada de lo que nos cuentas y tomo buena nota. La música me ha encantado.

Un saludo!

Musrafak dijo...

Le linko han morto

Anónimo dijo...

Jama Ko

Musrafak dijo...

Mmulţumesc mult